quinta-feira, 24 de setembro de 2009

"Fuera Mel": gritan hondureños en sede de la ONU


Tegucigalpa,

Honduras

Miles de hondureños que reclaman la vuelta a la calma, se reunieron frente al edificio de las Naciones Unida en Tegucigalpa pidiendo que el depuesto mandatario Manuel Zelaya abandone el país o se entregue a la justicia para enfrentar los cargos por abuso de poder.

En el plantón, líderes de organizaciones de la sociedad civil reclamaron a los gobiernos extranjeros que no sigan interfiriendo en la crisis hondureña porque la están complicando y empujando a Honduras a un abismo.

Pero esos reclamos no son oídos por la comunidad internacional reunida en la Asamblea General de la ONU.

Una intensa actividad diplomática enfocada en Honduras, donde el separado Manuel Zelaya se mantiene refugiado en la embajada de Brasil desde el lunes tras ingresar subrepticiamente a su país, ha tenido lugar en el marco de la Asamblea General en Nueva York.

El Consejo de Seguridad recibió una petición de Brasil para estudiar el tema de Honduras, y lo está considerando, anunció a periodistas Susan Rice, embajadora ante la ONU de Estados Unidos, país que detenta la presidencia rotativa del órgano.

El miércoles, la Organización de Estados Americanos, OEA, anunció el envío de una misión mediadora y el regreso de los embajadores que habían sido llamados a consultas.

"Esperamos poder ir el viernes en la tarde o el sábado", dijo el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza.

Los mandatarios latinoamericanos que intervinieron el miércoles en la primera jornada de debates de la Asamblea de la ONU se refirieron en duros términos a la necesidad de que el gobierno de Roberto Micheletti permita el retorno al poder de Manuel Zelaya para restaurar el orden constitucional.

Este jueves, otros líderes siguieron el ejemplo.

"No vamos a aceptar un golpe antidemocrático, no lo vamos a admitir y la democracia debe regresar a Honduras", dijo el jefe del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, al afirmar que su país y los latinoamericanos están decididos a dar respuesta al "desafío de Honduras".

Menos vehemente, el presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, llamó a la firma del Acuerdo de San José, producto de la mediación de Costa Rica, que prevé el retorno al poder de Zelaya, entre otros aspectos.

La Prensa.hn

Nenhum comentário: